Editables.es: Un proyecto feliz

img_8592

Mi hermana me enseñó a leer.

No me refiero a unir la eme con la a para pronunciar “ma”, sino al arte de entender las palabras que llegan a través de la mirada o el oído.

Su voz, en aquellas noches andaluzas de mi infancia, penetraba en mis sentidos como el preludio de dulces sueños. Gironella, García Márquez, Gloria Fuertes… Todos se acercaron a mí suavemente entonados, como una canción de cuna, a veces sin entender qué me querían decir porque no tenía edad para comprenderlos, pero me encantaba el sonido de aquellas palabras que accedían a quedarse conmigo.

En mi adolescencia, fueron mis imprescindibles. Una escalera del instituto recogía mis versos imperfectos y las alabanzas de mis compañeros de edad. Escribía en cualquier lugar, en cualquier momento, amontonaba palabras ajenas a las que debía oír del profesor, mis apuntes se llenaban de espacios de creación que emborronaba con frases al azar, poemas incompletos, dedicatorias a personajes inventados, razonamientos aniñados… Todo servía.

Luego vino la madurez a interponerse entre mi musa y yo. Me distraje con mi vida familiar y tapé mi boca con asuntos profesionales, cotidianos, creyendo que mi pasión debía concentrarse en otros menesteres.

Tuve que cerrar puertas, abrir ventanas y mirarme al espejo para reconciliarme con las palabras, para sentir de nuevo su arrullo y el calor de sus sentidos.

Escribí mi primer libro como terapia de limpieza y antesala de un nuevo comienzo. Diseñé un envoltorio de colores y lo mostré al mundo con mis propias manos. No fue fácil, pero sí enriquecedor. Me sentí afortunada al comprobar cómo personas desconocidas reinterpretaban mis versos frágiles y los llenaban de vigor, oí mi voz en otros labios, vi volar mis sentimientos hacia otras almas.

Me enfoqué en mi nuevo rol y salió el segundo en forma de cuento romántico extraído de una historia de mis antepasados. Accedí a sacarlo de paseo. Juntos llamamos a puertas de silencio, a tiempos de espera, a concursos humildes. Había que probar. Para mi sorpresa, obtuve respuesta, y llevé mi nuevo vestido de escritora al sastre para que encogiera las sisas.

En este recorrido de losas pulidas con ilusión, nerviosismo, expectación e incertidumbre me faltó una mano amiga que me guiara, que me aconsejara, que me corrigiera, que perfeccionara el camino que estaba construyendo. Me sentí sola.

Un buen día me di cuenta de que mis inquietudes se habían convertido en dedos; las respuestas que había ido acumulando se unieron a ellos para formar manos; mis ojos se entusiasmaron con la transformación y decidieron erguirse en brazos. Así obtuve la fuerza oportuna para empujar a otros, para tirar de ellos, para indicarles por dónde seguir y alcanzar sus sueños…

He llegado hasta aquí, que es otro principio. Editables se confirma como la editorial que siempre soñé para mí y mi maestra me acompaña. Este proyecto me hace inmensamente feliz y aspira con soberbia a conseguir que tú también lo seas.

logoeditables

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Un nuevo sueño hecho realidad

Queridos amigos del filigranas…

Tras vivir la apasionante aventura de autoeditar mi primer libro, “Palabrería”, hoy quiero anunciaros que por fin está a la venta mi segunda obra de la mano de Entrelíneas Editores: “Las flores azules de mi vestido”.

Se podrá pedir en librerías y adquirir directamente en el siguiente enlace: http://eraseunavez.org/epages/ec2503.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/ec2503/Products/090

No os podéis imaginar la ilusión que vivo estos días: mensajes, llamadas, sonrisas abiertas, abrazos, palabras acariciadoras… y todos estos gestos adornados con un hermoso “enhorabuena” que me llega al corazón. Es impresionante.

A ratos no sé si debería sentirme tan orgullosa de mi trabajo y me da miedo no estar a la altura de las expectativas (qué le vamos a hacer, las inseguridades me dominan), pero realmente de lo que sí me siento definitivamente honrada es de tener a mi alrededor tanta gente que me muestra su afecto y que hace que este nuevo sueño hecho realidad sea aún más hermoso si cabe.

Gracias a todos.

cubierta Las flores azules de mi vestidoMorado 2ª PRUEBA

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Pequeña locura

Pequeña en detalles, hermosa en ternura, chispitas de sol

Pequeña y hermosa, un roce del cielo que trae este olor

Pequeña locura, pequeña y hermosa, lo sabes, mi amor…

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Futuro

Hands Holding a Seedling and Soil

Hands Holding a Seedling and Soil ca. 2000

2016… No sé qué esperar de ti, no sé siquiera si debo esperar algo

Pero la ilusión me invade y te imagino cargado de magia

Sonrío, sí, quizá ya va siendo hora de que todo sea redondo

Como el mundo, como el reloj, como mis sueños…

He sembrado con ahínco, he protegido mi siembra

He regado con confianza, he confiado en mi riego

He esperado paciente, he recibido más paciencia

Y ahora veo salir el brote…

Pórtate bien, 2016, que yo estoy preparada para ser feliz.

 

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Prométeme…

prometer

Prométeme…

No, no lo hagas.

Sabes que deseo que mi sonrisa marque en mi rostro las arrugas más profundas; que se mantenga este nivel de entusiasmo en, al menos, tres cuartas partes de mi vida; que la estabilidad me regale un colchón de plumas con garantía extendida; que mi cuerpo aguante hasta que yo me agote; que mi egoísmo sirva para que los míos cumplan sus sueños; deseo darme de bruces con mil momentos maravillosos…

…pero no estoy loca. No aún. Y no te haré prometer que me ayudarás a alcanzar todo esto.

De ti sólo necesito una presencia invisible, una mano que se entrecruce con la mía, la foto de los logros, el sabor del consuelo, un dibujo de mi silueta madura, un paño en mi frente febril, ese abrazo que funda nuestros pechos, los colores de un abanico de posibilidades, una maleta vacía…

No me prometas nada, no. Métete en mis anhelos y dejémosnos llevar por el tiempo.

Publicado en Con remite | Deja un comentario

De nuevo soldado

Soldado

Quiero irme, salir de este cuerpo herido y cansado de tantas guerras en sepia que lucen en mi historia.

Ya lo había olvidado. La libertad de estos años me llevó a pensar que había conseguido desertar y nada me perseguía.

Pero retorna la contienda y debo escoger de entre todos los corajes el que más detesto, limpiar de malos recuerdos mi fusil, defenderme sin parapeto de estas balas silenciosas que me acosan a traición…

Vuelvo a la batalla, sí, pero el país a conquistar es diferente y se impone la esperanza de conseguir una nueva victoria que me condecore como buena soldado.

Intentaré no morir, apretaré los dientes y miraré de frente al enemigo, observaré sus movimientos por la mañana y le alentaré para que desaparezca un minuto después.

Pero si caigo herida, si un proyectil de desánimo me cruza el alma y me atacan lágrimas de rendición, si el dolor me hace desfallecer, cógeme en tus brazos, amor, y bésame…

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Bostezo sonoro

Un bostezo sonoro la sacó del letargo y le provocó la risa.

Notó la envidia entre el público y se desperezó complacida.

Cuando al fin le preguntaron, sólo fue capaz de mover su cuerpo sensualmente mientras se desataba de lo correcto y, completamente feliz, se rió de nuevo.

Publicado en Con remite | Deja un comentario