No sé lo que es, pero tampoco importa

Si he de definirlo, preferiría hacerlo sin palabras porque, ¿cómo concretar lo abstracto?

Ambos lo sabemos, no hay comparativa posible. No es un arrebato, ni un sinvivir, ni una angustia, ni una obsesión…

Pero sí apacible, apetecible, divertido, impredecible, tranquilizador… Es como oír un “todo saldrá bien” en el momento adecuado.

¿Una adaptación al medio o un regalo?

Quizá lo que necesitamos, quizá, nada menos, lo que hemos conseguido tener.

Dejaré de darle vueltas y viviré porque qué más da lo que sea, si existe y nos completa.

Definitivamente, amor, es más interesante estar contigo que pensar en ti.

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Vida

Dejé sobre la mesa la rutina,
abrí la puerta y me aventuré a respirar

Lancé al mar la quietud de mis días,
desobedecí a la sensatez,
me discutí con Porvenir,
sembré palabras nuevas en otra cocina
y puse un espejo en mi boca

Compré un puñado de roces, siete halagos y una risa
y tejí una alfombra con mis trenzas amarillas

Me dió por robar al tiempo,
por romper el eco,
por entrar en salidas,
por decorar recuerdos…

Y con todo eso me fui de viaje
con destino a aquí, a yo, a tú

Hoy sigo teniendo un pie frío
y veo el miedo en mi cornisa,
pero ahora descorro la cordura
y aparezco lo que soy,
vida, sin etiqueta ninguna

Publicado en Realidades | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Cumplir años

Cumple

Hoy es el día del año en el que nací, hace ya unos cuantos.

Es media tarde, se está acercando la hora en la que me imagino saliendo de mi madre hacia la luz de una lámpara, hacia la vida.

De pequeña (me lo han dicho mil veces) era escandalosa, llorona, siempre llamando la atención, pero también observadora y risueña.

Quizá siga siendo así. Lo de llorona, seguro. Humilde no soy y sigo observando y riéndome al menos una vez al día.

Hoy es el día del año en el que nací y sólo puedo pensar que, con mis defectos y mis virtudes, estoy feliz de estar aquí, de llegar donde he llegado, de tener lo que tengo (mi historia, mis amigos, mi familia, mis compañeros de camino…).

En definitiva, soy feliz por vivir.

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Brote en el hielo

Brote

El invierno seco y frío había dejado una fina manta de hielo depositada en el suelo. Ya duraba demasiado y la tierra parecía haberse rendido a su implacable destrucción.

De pronto, se oyó un leve crujido. Tan suave, que si no llega a ser porque estaba tumbada, no lo hubiera sentido.

Silvia, exhausta, había dejado la senda de árboles desordenados para llenarse los pulmones de la bocanada de aire frío que le ofrecía aquel amplio llano junto al bosque.

Primero miró al horizonte, intentando averiguar dónde se encontraba. Después decidió que le daba igual y se sentó en el suelo helado. Luego se tumbó, esperando que aquellos débiles rayos de sol calentaran sus sentimientos y la adormecieran.

Torció la cabeza hacia el lugar de donde provino el breve “crack”. No vio nada. Entonces volvió a cerrar los ojos y sus pensamientos caóticos la acosaron de nuevo, como venían haciendo desde hacía meses, sin dejarla descansar.

Volvió a oír un ruido y ahora estaba segura de que algo había crujido junto a su cabeza.

Se incorporó apoyándose en su codo y fijó su atención en la nada.

Le pareció que por un segundo su cabeza había parado de trabajar y se sintió más tranquila.

Entonces observó cómo sobre la capa helada había aparecido una diminuta grieta en forma de estrella. Curiosa, rascó el lugar y saltaron dos pequeñas escamas que se fundieron de inmediato entre sus dedos. Metió con cautela el índice y tiró del borde para hacer más amplio el hueco. Luego se limpió la tierra que se había quedado depositada en el interior de su uña y volvió a mirar con asombro.

Una débil línea verde contrastaba con el blanco impoluto y el marrón tierra. Se acercó aún más para comprender qué era aquello y, con sumo cuidado, separó el barro que la protegía. Entonces vio que se trataba de un brote que luchaba por salir de su angustiosa y oscura prisión invernal intentando mirar hacia el cielo para vivir.

A Silvia se le iluminó una sonrisa, divertida por aquella casualidad que había hecho que justo ella pudiera servir de ayuda para cumplir aquellas intenciones primaverales. Se sintió tranquila y feliz por un segundo, que abrazó con fuerza como si fuera el último. Respiró hondo y, en un susurro, le dio las gracias a la naturaleza por no desfallecer en ese intento año tras año.

Acarició el brote con ternura, se levantó despacio, se sacudió su abrigo y siguió su camino.

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Ventana con lágrimas

ventana con lagrimas

Ha llovido toda la noche. La ventana está cargada de lágrimas, formando un adorno caótico en el paisaje.

Rozo con un dedo la parte seca del cristal, en un gesto inútil de limpieza afanado en recuperar la nitidez del patio, pero sólo consigo vestir de tristeza mi gesto.

Sé que mis flores resplandecen al otro lado, lo sé, pero ahora sólo puedo observarlas deformadas.

Juego a intentar atrapar una sola de ellas en una de esas lágrimas estáticas, pero no sé decidir cuál es la más hermosa de este jardín en construcción.

Siento de nuevo la frialdad del vidrio en mis manos. Quizá simplemente debería coger un trapo y arrastrarlas hacia un lado. Pero tengo miedo de no ver lo mismo que ayer, cuando no llovía.

Así que me alejo de la ventana, despacio, esperando que simplemente se empequeñezcan y formen una tela de diminutos puntitos sin importancia.

Ha llovido toda la noche. Ha llovido a cántaros y nadie lo pronosticó. Y ahora quedan esas gotas amargas y empecinadas en secarse lentamente.

 

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Pensando en ti

IMG-20140828-WA0020

Hoy me he despertado pensando en ti.
Abrí los ojos y miré tu cuerpo
Los cerré y sentí tu caricia en mi cadera
Me levanté y abandoné aquel silencio
Después me duché agradeciendo un beso
Desayuné tus anécdotas con café
Me vestí con tu risa a destiempo
Caminé por las calles a tu paso ligero
Y compré algunos proyectos de boca en boca
Cocinaste para mí secretos de alcoba
Y presté atención a tu libro de historia
A la hora de cenar viajé al extranjero
Y me traje tu regalo de mensajes
Volví a ver tu cuerpo una vez más… y lo hice mío.

Publicado en Con remite | Deja un comentario

Vivir

No hay espera causante de tanta insolencia

Me rebelo contra el tiempo por mi ansia de vivir

No duermo apenas buscando disfrutar

Pero, ¿qué es disfrutar?

Quizá sea crear hermosos recuerdos que acompañen la senectud

Y esos ya los tengo…

 

 

Publicado en Con remite | Deja un comentario