Alguien me preguntó por qué había dejado de escribir

Querido seguidor:

No he podido dejar de escribir, quiero que lo sepas.

No he dejado de escribir, solo lo he hecho para otros.

He estado más de dos años envuelta en un proyecto que, por demasiado generoso, no encontró su sitio y ahora se desvanece.

No he dejado de escribir, de hecho, tengo dos novelas nuevas que andan buscando su premio en varios certámenes españoles.

No he dejado de escribir, tengo varios títulos paseando por mi cabeza y he vuelto a leer a las mujeres que más me gustan, a las sensibilidades que más me llegan, a las almas que más próximas tengo.

No he dejado de escribir, quiero que lo comprendas, solo he utilizado palabras óptimas para conseguir algún fin, no para desbocarme, no para derramarme.

No he dejado de escribir y he escrito mucho, intentando llevar otros títulos a los escaparates adecuados. Ahora solo tengo energías para luchar por los míos.

Si en algún sitio leéis sobre «Tres días de junio» o «Mi queridísima Marta», sabed que han salido de mis manos para llegar a algún puerto, ojalá al tuyo.

No he dejado de escribir, más bien al contrario, nunca como ahora he tenido tantas palabras en mis huellas dactilares y en mis papilas gustativas.

Querido seguidor, sigo aquí, quizá con más fuerza, quizá con otro empeño, pero quiero que sepas que por nada del mundo dejaría de escribir.

Acerca de filigranasafiladas

Sólo estoy aquí para sentir y escribir lo que siento
Esta entrada fue publicada en Con remite. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s