Silencio

– No cierres la puerta. Déjame oír el runrun del pasillo mientras me duermo. Las horas se hacen largas y, si cierras, me siento sola.

– Puedes distraerte leyendo.

– Puedes distraerme oyendo.

– Debo volver…

– Yo también debo volver… a casa.

– Pronto.

– Demasiado lejos.

– Pronto… descansa ahora. Luego nos vemos.

– Luego.

Recorrió el espacio hasta la puerta y, sin darse cuenta, la cerró tras de sí… dejando atrapado el silencio.

Anuncios

Acerca de filigranasafiladas

Sólo estoy aquí para sentir y escribir lo que siento
Esta entrada fue publicada en Con remite. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s