Tu puerta

Puerta

 

Llego a tu puerta vistiendo los abalorios de mi pasado, la soledad de mi recuerdo, el murmullo de mi presente y un futuro que no tengo.

Mis ojos un día fueron ingenuos. Miraban la vida en colores, reían ilusionados, cantaban a la mañana… todo eso era un sueño. También observaron lo que no quisieron ver, lo que no tocaba, derramando senderos amargos de lágrimas saladas. Aquí están mis ojos, esta es mi mirada, no quiere envejecer, pero ahora, al menos, está calmada.

Mis pechos fueron rebeldes. Nunca los sentí míos. Despertaron un buen día y decidieron salir de mi cuerpo, eso es todo. No conquistaron a nadie con sus rabietas adolescentes y se alejaban tanto a veces que perdieron algún amigo. Quizá por eso entristecieron, ahora lo entiendo, demasiado pronto. Pero han vuelto, los noto, se han hecho tuyos y a la vez propios. Son intrépidos, capaces, voraces, femeninos… son nuevos.

Mis manos iban tocando lo que encontraban al paso. Se llenaron de heridas con caricias forzadas y despechos injustos. Siguieron tocando para no ser cortadas, arañando la vida que les amenazaba, hundiendo su instinto en este mar tan pequeño… Ahora las noto volar, ¡les han crecido alas! Ya no quieren más tocar, sólo quieren ser… ser manos adultas, serenas, volátiles, incautas y profundamente curiosas.

Mírame la piel. Un día fue perfecta. Pero enfureció y desaparecí bajo su fuerza rastrera. Cuando volví la odié, la insulté, la maldije. Pero no sirvió de nada. Así que me hice un hueco y ahora convivimos juntas. Va conmigo, pero no soy yo. Mírame mi piel. Créeme, un día fue perfecta.

Y el caminar de los años hace mis piernas pesadas y a veces se hunden bajo el volumen de mi espalda. A ratos estoy tan cansada que anochecería el alba si se dejara. Otras veces me acuerdo y me comería la vida a bocados furiosos, a empujones de rabia.

Pero encuentro tu puerta, en esta edad tan extraña, y mi desnudez me desarma porque sentir caer mi ropa era algo que, en realidad, amor… ahora no me esperaba.

(Foto: Elisabet Berge)

Acerca de filigranasafiladas

Sólo estoy aquí para sentir y escribir lo que siento
Esta entrada fue publicada en Si.... Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s